Testigos del Universo

17.07.2011 10:43

Testigos del Universo es una obra plástica tipo Instalación que narra por medio de un libro realizado con la misma técnica, cómo a partir de la generación cósmica del planeta Tierra, se fueron alzando entre las fronteras de Venezuela los que para mí son sus montañas más importantes, en cuanto a su magnificencia geológica y en cuanto al sentido humano. El relato está desarrollado desde un punto de vista mitológico y antropomórfico ya que las montañas poseen rasgos de este último. Va desde la más antigua de sus montañas como lo es el Autana, llena de riquísimos misterios y relatos aborígenes, pasando por la elevación del Pico Bolívar, las tres montañas más importantes del centro norte que protegen, resguardan y dan testimonio de los acontecimientos nacionales fundamentales , hasta llegar a las montañas, más bien cerros jóvenes como El Bachiller, Los Morros de San Juan y las Tetas de María Guevara; en fin, cada una de estas últimas, toca un punto específico de la historia venezolana. En la obra, ellas no solamente son las guardianas sino los testigos eternos de la acción y del tiempo; están allí para registrar la historia, la de sí misma y las de nosotros. Los cilindros policromados están basados en 5 bases que remiten al mapa de Venezuela, en su parte superior izquierda una hendidura, el lago de Maracaibo y otra en su centro derecha, el delta del Orinoco.
Las montañas simbolizadas por los tubos cromáticos han conservado su proporcionalidad escalar en altura con respecto a sus homólogas naturales, excepto las Tetas de María Guevara. Con respecto al territorio del país está representado por cinco cuadros que van en el piso, mantuve la relación paisajística del país por medio de colores, y por último, el libro donde se narra el testimonio y el registro histórico de nuestras montañas, está posado en un atril dispuesto para que el público se detenga frente a él y lea página por página su contenido; lo coloque enmarcado porque este libro debe ser tratado primero como una obra plástica y después como una creación literaria.
Por último, la instalación Testigos del Universo tiene dos finalidades, una pretende ser parte de la fundamentación y gloria del territorio nacional y del gentilicio venezolano, ambas si bien muy diferentes en esencia, se han levantado con procesos y trabajos congruentes. Avisa del gran esfuerzo que los venezolanos debemos hacer para alcanzar la sabiduría de un Autana o las alturas de un Pico Bolívar. Quiere señalarle a las grandes mentes que hay un terreno fértil de creación literaria que profundizaría los orígenes de nuestro legado. Dos, la presento como una obra crítica enfrentándola a tantas “obras” sin sentido y fatuas que pseudos artistas y artistas confundidos le presentan a un público gentil habido de novedades, y cuyo objetivo es manifestar sus desconciertos personales a través de algún flojo trabajo como son las  instalaciones con contenidos vagos.                                             

                                                                                                                                                     Raul Felipe Peñalver, 2011